limpiar microscopio

¿Cómo limpiar tu microscopio?

como limpiar lentes microscopio

 

Si te estas preguntando cómo limpiar tu microscopio, has venido al lugar correcto.

Con este artículo podrás limpiar correctamente tu microscopio óptico, las lentes y los objetivos.

Mantener un microscopio limpio asegura que tu microscopio funcionará como el primer día durante muchos años.

Aquí te explicamos los métodos y materiales adecuados:

 

¿Cómo limpiar los componentes mecánicos de un microscopio óptico?

Paso 1: Limpiar el marco exterior si está muy sucio y aceitoso

Desenchufa el microscopio y luego limpia el marco exterior con una toalla de papel húmeda.

Como el marco exterior es menos susceptible a los daños que las lentes del microscopio, se puede usar una toalla de papel húmeda para eliminar el polvo y la suciedad del marco.

Evita tocar las lentes con la toalla de papel o dejar que el agua caiga en las lentes.

Para obtener los mejores resultados, utiliza agua destilada que no contenga ninguna impureza que pueda dañar inadvertidamente el microscopio.

Asegúrate de secar el marco del microscopio con una toalla de papel separada y seca para eliminar cualquier exceso de humedad.

Paso 2: Limpiar marco exterior en caso de que esté muy aceitoso y sucio

En un pequeño recipiente, mezcla agua tibia con unas pocas gotas de jabón para platos. Esta será una solución de limpieza suficientemente fuerte para la mayoría de los microscopios. La solución sólo tiene que ser un poco espumosa, así que hay que evitar añadir demasiado jabón.

Si tu microscopio está muy aceitoso o sucio, usa una proporción mayor de jabón para platos en relación con el agua o añade una pequeña cantidad, un 10% de alcohol a la solución.
Si tu microscopio no está muy aceitoso o no se ha usado mucho, puedes limpiarlo con sólo agua tibia.

Paso 3: Usa un paño para limpiar las partes mecánicas

Sumerge el paño en la solución  que hiciste en el Paso 2 y úsalo para limpiar las partes mecánicas.

Esta solución debe usarse para limpiar la platina y los clips del la platina, las perillas de control, el tubo del ocular, el portaobjetivos y el iluminador.

Haz un suave de fregado para limpiar eficazmente estas áreas. Evita acercar demasiado el paño húmedo a las lentes del microscopio, especialmente cuando estés limpiando alrededor del ocular.

Para obtener mejores resultados, usa un paño de microfibra.

Partes mecánicas a limpiar:

  • La platina es la plataforma donde colocas los portaobjetos que estás usando en el microscopio para mirar.
  • Los clips de la plataforma son los clips metálicos a cada lado de la platina que se usan para sostener los portaobjetos en su lugar.
  • Las perillas de control son las perillas a los lados del microscopio que se usan para cambiar la posición de las lentes objetivas y enfocar mejor los portaobjetos.
  • El tubo del ocular es el tubo largo que conecta el ocular y la lente ocular a la lente objetiva.
  • El portaobjetivos es la torreta giratoria que está encima de la platina y que contiene dos o más lentes objetivas. Esta es la pieza que se rota para cambiar entre diferentes lentes.
  • El iluminador es la fuente de luz debajo del escenario que ilumina el contenido de la diapositiva que estás mirando.

Paso 4: Secar las partes mecánicas

Usa un paño sin pelusa para secar el microscopio y terminar de limpiarlo. limpia cualquier exceso de líquido que haya quedado al limpiar el microscopio con el paño húmedo.

Para obtener mejores resultados, puedes usar otro paño de microfibra.

Asegúrate de que el microscopio esté completamente seco antes de continuar.

 

¿Cómo limpiar las lentes del microscopio óptico?

 

Paso 1: Soplador y/o cepillar

Usa un soplador y/o un cepillo para limpiar el polvo de las lentes. Como el polvo puede ser muy abrasivo para el microscopio, debes quitarlo con mucho cuidado. Cepilla suavemente el polvo con un cepillo óptico o un soplador especialmente diseñada para su uso con microscopios.
Puedes ver el precio de este tipo de cepillo y la sopladora aquí .

Paso 2: Limpieza con bastoncillo y alcohol isopropílico:

Sumerje el extremo de un bastoncillo de algodón sin pelusa en una solución limpiadora. Puede ser una solución de unas gotas de detergente suave para vajilla y agua o un grado puro de alcohol isopropílico.

El alcohol isopropílico también es conocido como  isopropanol o 2-propanol

Es un disolvente de rápida evaporación que no deja residuos ni impurezas gracias a que se evapora muy rápido.

Es un producto muy adecuado para la limpieza de objetivos y lentes de cámaras de fotos y microscopios. Puedes ver su precio haciendo click aquí.

Asegúrate de usar sólo bastoncillos de algodón sin pelusa, ya que la pelusa puede dañar las lentes ópticas.

Paso 3: Limpieza de la lente en espiral

Frota el centro de la lente muy suavemente con el bastoncillo.

Muévelo desde el centro hacia afuera haciendo una espiral que recorra toda la lente.  Continúa así con este movimiento hasta que todo la lente esté limpio.
No hagas mucha fuerza al frotar, ya que las lentes se daña muy fácilmente.

En ningún caso debes de limpiar la lente moviendo el bastoncillo haciendo en líneas rectas. Esto puede dejar rayas de suciedad y en el peor de los casos hacer arañazos en la lente.

Paso 4: Secar con un segundo bastoncillo la lente

Reserva un bastonicillo a parte limpio para limpiar cualquier exceso de limpiador. Se muy cuidadoso con este segundo bastoncillo para evitar dañar la lente.

 

 

 

Recomendaciones para mantener limpio tu microscopio

Lávate las manos antes y no comas mientras usas tu microscopio

Lávate las manos antes de usar el microscopio para evitar que se ensucie.

Si puedes usar guantes de látex limpios siempre que trabajes con tu microscopio.

Si su microscopio es utilizado por varias personas esto es más importante, ya que las manos de cada persona pueden recoger las bacterias que otra persona deja en el microscopio.

Para mantener su microscopio lo más limpio posible, evita comer con las manos  antes de usar el microscopio y mientras lo estás usando.

Cubre tu microscopio cuando no lo uses

Pon la cubierta de tu microscopio cada vez que lo guardes. Usa la cubierta de polvo proporcionada por el fabricante del microscopio para obtener los mejores resultados.

Si ya no tienes esta cubierta puedes usar una bolsa de plástico para proteger el microscopio del polvo.

Para mayor protección, usa dos bolsas de plástico en lugar de sólo una si no tienes la cubierta original para el polvo. Coloca ambas bolsas sobre el microscopio y ata la bolsa exterior cerrada para evitar que el polvo entre.

¿Dónde guardar el microscopio?

Procura no guardar tu microscopio en un ambiente con polvo, como un armario de almacenamiento, ya que esto sólo hará que tu microscopio se llene de polvo.
Evita guardar tu microscopio en cualquier lugar donde pueda estar expuesto a hongos.

No dejes tu microscopio en una habitación húmeda donde es probable que crezcan hongos. Use el aire acondicionado para secar la humedad de la habitación donde uses el microscopio para evitar el crecimiento de las bacterias y de hongos.

Los hongos son casi imposibles de eliminar de un microscopio, así que lo mejor es evitar que entren.

Vapores

Manten tu microscopio alejado de los vapores ácidos o alcalinos. Estos vapores son corrosivos y pueden causar serios daños a su microscopio.

Evita guardar el microscopio cerca de un laboratorio químico fotográfico o de cualquier otra fuente de vapores corrosivos.
Los vapores ácidos y alcalinos se producen a menudo durante los experimentos de laboratorio en los cursos de química de la escuela secundaria y la universidad.

Asegúrate de mantener tu microscopio en una habitación diferente durante estos experimentos.

 

Vídeo sobre la limpieza de las lentes de un microscopio